Entradas de Error 19-13

Error 19-13 es un portal que busca fortalecer la producción de crítica de arte y la formación de públicos. Se propone como un estímulo para reconocer las capacidades críticas y la libertad intelectual de estudiantes universitarios, investigadores y escritores en general. Se espera publicar ensayos, críticas, encuentros, manifiestos y textos literarios que se pregunten por las condiciones de producción y circulación de las prácticas artísticas en el circuito del arte regional de los últimos años y sus relaciones con el ámbito nacional e internacional. En este sentido, permite descentralizar la reflexión sobre arte en el país y crear un archivo en web, que aportará a la construcción histórica del arte en nuestras latitudes. Error 19-13, en definitiva, obedece a la necesidad de generar nuevos diálogos y debates, en la esfera pública, que nos permitan pensar las prácticas artísticas contemporáneas, sus interpelaciones a nuestras formas de vida y el lugar del error en los procesos de creación.

ESTO NO ES UN MAGRITTE. Sobre “Esto no es una pipa” de Colectivo Paramédicos

THIS IS NOT A MAGRITTE. About “This is not a pipe” by Colectivo Paramédicos

Duván Andrés Sánchez García

Estudiante Artes Plásticas | Universidad de Caldas|duvan.11911294@ucaldas.edu.co

Figura 1. Colectivo Paramédicos (2019). Esto no es una pipa. [Video arte]. Cortesía del Festival Internacional de Arte Contemporáneo.

¿Cómo describir una obra que, de entrada, desde el título, nos dice que no es lo que uno pensaría a primera vista? De la infinidad de cosas que podría ser solo hemos descartado una, sin embargo, el reto que se nos plantea no es descubrir qué otra cosa será, sino por qué no es lo que vemos. Pero vamos por partes, que no pretendo hacer filosofía barata. Hace un año, para la quinta versión del Festival Internacional de Arte Contemporáneo de Manizales, el Colectivo Paramédico presentó Esto no es una pipa, valiéndose de un vídeo en el que se describen los componentes y el funcionamiento de una serie de dispositivos que, aun variando en materiales y diseño, cumplían una misión bien específica: extraer THC para ser fumado. Bien pude ahorrarme unas cuantas palabras diciendo simplemente que el colectivo se ha ingeniado formas alternas de construir pipas, pero es que sobre la obra pesa un título problemático, y no solo el título sino también la idea de otra obra homónima, más famosa y discutida, creo no equivocarme al decir que, como fue mi caso, la pintura de Magritte es lo primero que se le viene a la cabeza a quien se plante frente a la pieza que nos ocupa en este ensayo.

Figura 2. René Magritte (1929). La traición de las imágenes. [óleo]. Museo de Arte del Condado de Los Ángeles.

El Colectivo Paramédico [1] parte de la obra del conocido surrealista, pero hay un punto en que el sentido diverge, toma otro rumbo que uno intuye, desconcertado en cierto punto porque las (no)pipas del colectivo no son como la (no)pipa de Magritte. ¿Cómo decir que algo es o que no es? Es el mismo problema en ambos casos, pero cada obra presenta sus dificultades: Magritte se pregunta por la representación que nos hacemos del objeto, por cómo lo entendemos y de cómo nuestra comprensión del mundo se cimienta, engañada, en palabras y retóricas pobres, aceptadas de primera y, por lo tanto, en muchos casos, llenas de inconsistencias, incapaces de traducirnos el mundo. Ante estas falencias de la inteligencia hacemos uso de las imágenes, cuya función originaria era hacer presente lo que se mostraba (de allí las exigencias de fidelidad al modelo que durante tanto tiempo rigieron el mundo del arte). Pero tampoco basta con ellas, la representación no es su modelo, ni imagen ni palabra nos permiten abarcar el objeto y, ante esta incapacidad de aprehenderlas en la conciencia, las cosas mismas se nos escapan y tenemos que conformarnos con traducirlas, con imaginarlas. Magritte, como desentendido, zanja la cuestión con un “¿Quién puede fumar la pipa de mi tela? Nadie. Entonces, no es una pipa”. Y aquí radica la principal diferencia entre ambas obras, lo que me hace decir que las no-pipas son diferentes entre sí: las del Colectivo Paramédico, diseñadas por Samuel Rojas, son perfectamente prácticas, quien quiera puede fumar de ellas.

Además, estos aparatos son diferentes no solo de la pipa de la pintura, sino de las que rondan por ahí, de mano en mano y en la cabeza de la gente menos afín a eso de fumar (pues supongo que los más empedernidos tendrán mayor variedad de pipas en mente). En total fueron desarrollados seis de estos dispositivos: el vídeo presentado en el FIAC está dividido en seis y para cada modelo contamos con un clip que nos muestra un esquema de su diseño, una suerte de ficha técnica que nos comunica nombre, dimensiones y materiales de construcción; tras esto hay un montaje del dispositivo siendo ensamblado y, por último, una toma de un personaje (diferente para cada caso) ataviado con cierta indumentaria y luciendo su no-pipa. Por ejemplo: está el mini Cartucho, modelo VP4mC, que no recuerda precisamente a una pipa, sino a una pistola. Para dejar esto aún más patente John Chaves y Andrés Moreno, directores de arte del proyecto, no se contentan con la mera semejanza formal, hacen que quien sostenga el pequeño extractor de THC portátil sea un vaquero enmascarado, un forajido con antifaz y caballo. Así es, con caballo y todo.

Otro de estos geniales artilugios -sí, geniales, hay que reconocerlo, porque no son simples tapitas de lapicero con un pedazo de aluminio- es la Pistola bong, modelo VP2P, que, siguiendo con eso de las semejanzas por la apariencia, luce como una especie de escopeta corta, que no dispara balas sino una humareda increíble. Quién sostiene este aparato no es ya un vaquero, ni un asaltador de bancos, sino un sujeto que lleva puesto casco y armadura moderna que a tanta gente le recuerda cierto poder represivo y autoritario, que convierte al humo en gas insoportable. Luego vemos, de mano de un hombre que lleva puesto un traje quirúrgico el Botiquín primeros auxilios, modelo VP1X, artilugio que llena de humo una bolsa de aquellas con que se hacen trasfusiones, conectada a su vez a una mascarilla para anestesia que, visto de cierto modo, al fin y al cabo, cumplirá su función de anestesiar (no puedo negarme a mencionar lo gracioso y oportuno que se torna el nombre del colectivo en esta parte del vídeo, en tanto la raíz “para” señala que iría al margen y en contra de lo médico). A la Marimba a la lata (su carcaza está hecha de hojalata), modelo VP3L y a los TraBitron RX2 y RXW les dedico una carcajada que soy incapaz traducir en texto, pero no de mala fe, sino una genuina risotada llena de complicidad, que me parece a mí el mejor cumplido para esos nombres tan geniales.

Figura 3. Colectivo Paramédicos (2019). Esto no es una pipa. [Video arte]. Cortesía del Festival Internacional de Arte Contemporáneo.

Volviendo un poco a Magritte: si bien su pintura de una pipa lucía como tal, era por completo inutilizable. Su imagen corresponde a la figuración mental que uno se hace de ese artilugio y bien puede uno llamarla con el nombre de pipa, pero Magritte nos dice que, en el fondo, no pasa de allí, de las meras evocaciones. En el vídeo de Kiran Fernandes (realizador audiovisual del proyecto) se nos presentan no pipas sino otra suerte de elementos: una pistola, un mini cartucho, un kit de primeros auxilios. Siguiendo la lógica de lo que he escrito bien podría referirme a ellos como no-armas, no-herramientas, y la verdad es que también podría, a riesgo de evitarle toda esta reflexión al que no haya visto la obra, el “no” a su título, pues la obra es prueba bien lograda de que se puede aprehender la esencia del objeto incluso, y justamente, renegando de las herramientas de que nos habíamos servido para intentarlo: la semejanza de forma y la correspondencia con la palabra. Toda resignificación de los objetos y las circunstancias (por no decir de las ideas) corresponde a un ansia de oposición, a una propuesta de cambio de rumbo: Magritte sugirió nuevas miradas metafísicas, los chicos del colectivo paramédico nos lanzan en la cara un nuevo mapa, ¿Qué valores oponer a la tiranía? ¿Cuál es la mejor medicina, la mejor arma y la mejor música?  Yo creo que está muy clara la respuesta, tan clara como verde, y creo también que valió la pena el sacrificio de Prometeo, gran benefactor de esta pobre humanidad: nos dio el fuego y ya con este y pipa en mano hicimos maravillas, o si no que les pregunten a los muchachos del colectivo Paramédico.


Notas: El Colectivo Paramédicos está conformado por John Chaves, Samuel Rojas, Kiran Fernandes y Andres Moreno Hoffmann, “El Colectivo Paramédicos desarrolla su propuesta en artes electrónicas bajo los principios del Low-Tech, el reciclaje, el hacking y la videoinstalación entorno al consumo de cannabis, de arte como objeto y de la publicidad como canal. – Conceptualización

Como citar:

Sánchez, D. (2021). Esto no es un Magritte. Sobre “Esto no es una pipa” de Colectivo Paramédicostoria sobre el quinto festival. Portal Error 19-13. Revista de arte contemporáneo 1(4). Disponible en: https://portalerror1913.com/2021/08/17/esto-no-es-un-magritte/

Fecha de recibido: 5 de noviembre de 2020 | Fecha de publicación: 6 de noviembre de 2020

Portal Error 19-13. Revista de arte contemporáneo.

ISSN: 2711-144X

        

        

                                           

MANIFIESTO AL ABISMO

Manifesto to the abyss

Por:

Daniel Fernando Ruiz Garzón

Estudiante de Artes Plásticas | Universidad de Caldas | daniel.12011257@ucaldas.edu.co

Figura 1. Ruiz, Daniel. (2021). Autorretrato 1 (Dibujo). Calarcá. Cortesía del artista.

Empiezo este manifiesto como lo terminaré, diciendo que soy igual de absurdo a ustedes. La diferencia es el optimismo que los permea y del cual yo carezco. El arte lo utilizan como la búsqueda de lo bello y feliz, se engañan con expresiones como “el arte me alivia”, “el arte es perfecto”, “el arte es terapéutico”. Les planteo una pregunta, una entre tantas, ¿realmente se escuchan a sí mismos? Huyan de toda idealización artística, libérense de gustos banales y de mentiras; sientan dolor, angustia y sufrimiento, porque evitar estos estados es negar la vida, el mundo y, por ende, al arte mismo. Quizá ustedes están más muertos que yo.

Les propongo la anarquía en virtud del arte, luchar contra todo porque todo merece ser cuestionado y deformado, basta ya de su conformismo que no los lleva a nada. Imagínense que Adán y Eva no hubieran sido expulsados del paraíso: ¡NO HABRÍA ARTE! Viviríamos en el bien absoluto, mi amigo el dolor no se asomaría ni para ayudar a pintar un dedo. Aprendan a elogiar la dificultad, pues produce los más grandes frutos. Abracen la desgracia, la insatisfacción de la obra, pues es esta la que les dice -cuando la creen terminada- que nunca alcanzará el equilibrio.

Seamos leones, niños, creemos a partir del azar. Devoremos toda la historia, cualquier corriente artística hay que desmigajarla, creemos una obra tan desconocida que el espectador deba sí o sí perder su espíritu de hombre moderno, que se vea obligado a tomar actitud de vaca, rumiar hasta encontrar el sentido. Destruyamos y construyamos, quién sabe si para la eternidad o para la muerte. Qué la obra sea tan poético-terrorista que ni Hakim Bey se lo crea.

Acabemos con toda idealización, endiosar el arte solo lleva a un engaño perpetuo. El arte es humano, nos pertenece al igual que el sexo, el cuerpo y el placer. Ya lo dijo Gonzalo Arango: “Como acto de rebelión nos bañaremos en las aguas sin esperanzas de la muerte”. Por lo tanto, seremos conscientes de nuestra mortalidad, estaremos en contra de lo que nos prive del fin. Si la obra no afecta a alguien, que se vaya con nosotros a la tumba, así por lo menos perturbará a dios o al diablo.

Patearemos piedras molestando a cualquier sujeto que crea en la felicidad eterna, lo sacaremos de su sueño fétido y le mostraremos el mundo plagado de perplejidades, de enfrentamiento constante con sigo mismo, que aprenda a cuestionar todo aquello que tome por verdad absoluta. Nuestro fin es mostrar a la gente que ese artista de autoayuda no dice más que mentiras podridas. Si el pintor más básico pinta la montaña tal y como es, sin insultarlo con la palabra, hará un cuadro que atente contra todo su ser.

Para los artistas kitsch seremos un demonio, el más puro estado de maldad. Nuestra obra estará fuera de todo estándar, incluso del arte contemporáneo, porque aquel que piensa que todo arte se hacía mejor antes, solo demuestra su poca capacidad para pensar y no se embarca en búsqueda de una obra nueva con el valor de ser la antagonista de todas las demás. Nosotros no le diremos cómo vivir su vida, sencillamente le estamos mostrando una “verdad” para que cuando su muerte se acerque no entre en conflictos como Iván Ilich. “Es muss sein”, el peso es necesario para el artista, no se debe negar, la pesadez nos dota de la consciencia de la existencia, lo vale porque nuestra obra se vuelve más directa, el símbolo lanzará la levedad por la borda, por tanto el sujeto entrará en una lucha con su abismo, que es él mismo.

Para terminar con este pobre manifiesto les diré que, estoy cargado de contradicciones, mi mundo es la duda y el arte el medio para plantearla. Entre toda esta especie de reflexión desastrosa he descubierto algo: en el pesimismo que me cargo hay un poco de optimismo. No me mato porque disfruto de la provocación, la mayéutica es divertida, no los cuestionaré como ya lo dije antes por medio de la palabra, sino por medio de la obra desconocida. El impulso que me lleva a crear no es el alivio, es la búsqueda del mismo. Guardo la esperanza de alcanzarlo y así acabo, dejando en evidencia que soy igual de absurdo a ustedes.

Figura 2. Ruiz, Daniel. (2021). Autorretrato 3 (Dibujo). Calarcá. Cortesía del artista.

Referencias

Nietzsche, F. (1993). Así habló Zaratustra: un libro para todos y para nadie. Andrés Sánchez Pascual (trd.). Madrid: Alianza Editorial, 1993.

Arango, G. (1965). Manifiesto Nadaísta al Homo Sapiens. Medellín: Ediciones del Nadaísmo.

Lamborn, P. (2014). Terrorismo Poético. En: T.A.Z.: zona temporalmente autónoma. Valentina Maio (trad.). Madrid: Enclave de Libros.

Tolstoi, L. (1983). La muerte de Iván Ilich. Agusto Vidal (trad.). Barcelona: Editorial Brugera.

Cómo citar:

Garzón, D. (2021). Manifiesto al abismo. Portal Error 19-13. Revista de arte contemporáneo 1(4). Disponible en: https://portalerror1913.com/2021/08/03/manifiesto-al-abismo/

Fecha de recibido: 15 de febrero de 2021 | Fecha de publicación: 4 de agosto de 2021

Portal Error 19-13. Revista de arte contemporáneo.

ISSN: 2711-144

RADARES. Primera sesión CCETA-2

Radars. First session CCETA-2

Carlos Arturo Martínez

Maestro en Artes Plásticas | Magister en Artes | Docente Universidad de Caldas | carlos.martinez@ucaldas.edu.co

Daniel Santiago Salguero

Profesional en Medios Audiovisuales | Magister en Teatro y Artes Vivas

Manuel Álvarez Estrada

Maestra en Artes Visuales |Estudiante Maestría en Artes | Docente Universidad de Caldas | manuela.alvarez.e@gmail.com

Jueves 8 de marzo 2018. Auditorio. Banco de la República Manizales


DETRITUS DE CIUDAD O POÉTICAS DE LA HABITANCIA EN LAS CALLES

Carlos Arturo Martínez


DE ICQ A JET

Daniel Santiago Salguero y Manuel Álvarez Estrada

CARNAVAL. Quinta sesión CCETA-2

Carnaval. Fifth session CCETA-2

Andrea Ospina Santamaría

Artista Plástica | Gestora cultural | Universidad Nacional | andospinasan@unal.edu.co

David Pupiales Achicanoy

Artista Visual | Universidad de Nariño | dpupiales2@gmail.com

Jueves 11 de octubre de 2018. Auditorio Banco de la República


PA´GOZAR, RELATOS VISUALES EN TORNO AL CARNAVAL

Por: Andrea Ospina Santamaría


CUERPOS EN MOVIMIENTO. ESTÉTICAS DE LO INDÍGENA EN EL CARNAVAL Y FIEWSTAS TRADICIONALES

Por: David Pupiales Achicanoy


VIERNES FIAC-5

MÁS ALLÁ DEL SUSTANTIVO

Andrea Ospina


DE LA TEORÍA A LA PRAXIS

Laura Sánchez


COSAS DE CASAS, LA INVESTIGACIÓN EN PRIMERA PERSONA

Jennifer Stefan Rubio


PORCELANA MALDITA

Jhon James Marin


REPETIRSE HASTA EL CANSANCIO

Mateo Quintero


PIGMENTOS SALVAJES

Natalia López


INDIE ¿SIN GENTE?

Manuel Vélez


VIDA DE ARTISTA

Juan Alzate